La definición formal de Torre Reforma es quizá una de sus características más llamativas, pues a primera vista parece un libro abierto; singularidad que no es un capricho de diseño. Los invitamos a conocer la historia de esta gran obra.

Sobre el diseño de los 57 pisos de la Torre Reforma, suele decirse que se distingue por su forma triangular ya que está compuesto por dos altos muros de concreto expuesto aparente de 246 metros, que asemejan la forma de un libro abierto. Y es cierto, este rascacielos de 80.000 m2 construidos en un terreno de apenas 2.800 m2, en efecto luce como un libro abierto.

Lo que aún no se ha dicho, es que esta forma no es el resultado de un momento de inspiración, sino que es consecuencia de un análisis conjunto entre el partido arquitectónico, el programa de la obra y del sitio específico donde se emplaza Torre Reforma, un edificio sostenible e inteligente, que está pre certificado en LEED Platinum. De acuerdo con el arquitecto Benjamín Romano, director general de la firma mexicana LBR&A y líder de esta obra:

 “Dado que las visuales dominantes del predio claramente apuntan hacia el Bosque de Chapultepec (también hacia el sur) y como consecuencia de nuestro interés por respetar el valor histórico-urbano de la casona, el partido arquitectónico nos orilló a tomar la forma triangular en planta baja. El programa junto con nuestra intención arquitectónica, nos sugirió ir ensanchando la torre en los niveles superiores, para cumplir con los metros cuadrados requeridos. En mi opinión, la arquitectura nunca debe ser un capricho, sino el producto de una correcta lectura”.

La casona de la que habla el arquitecto Romano, es un volumen de estilo gótico afrancesado, preexistente en el mismo sitio donde se construyó durante ocho años, la Torre Reforma. Esta casa fue integrada al vestíbulo principal del edificio nuevo y su subsuelo se utilizó para la cimentación, así como para el estacionamiento subterráneo y los servicios.

Por ello, la casa debió reforzarse estructuralmente y desplazarse durante dos meses de su lugar original; a donde regresó para que, a través de un juego arquitectónico creado con los muros portantes de la Torre y con la casa misma, el edificio le hiciera un gesto protector con su fachada que gira 45 grados y se desploma 14 metros hacia afuera, justo por encima de la casona.

Torre Reforma se organiza en 14 clusters cada uno de cuatro pisos. Sus muros, aquellos que dan forma a la volumetría del edificio, se empotran 60 metros bajo el nivel de banqueta para dar lugar a los nueve sótanos de estacionamiento y dar cimiento a la torre.

Al preguntarle sobre la contribución de esta obra a la arquitectura de su país, el arquitecto Romano responde: “en mi opinión, la Torre aporta una propuesta mexicana a la industria de los rascacielos del mundo, toda vez que la utilización del concreto como elemento estructural a esfuerzos laterales, no ha sido utilizado anteriormente; y desde luego, aquí se demostró que es un gran recurso estructural. Considero importante enfatizar también los interiores como los jardines de triple altura, la calidad espacial libre de columnas, el auditorio y los demás espacios públicos que tiene el edificio”.

Desde la visión de Romano, los rascacielos o edificios altos no necesariamente deben tener fachadas de cristal, como lo marcó la tendencia modernista del siglo pasado; pues factores como el cambio climático, están impulsando una transformación en el diseño arquitectónico, hacia edificios con una nueva estética. Sin duda, con esta forma triangular tan característica, Torre Reforma es ejemplo de ello.

Directory Wizard powered by www.polldirectory.net

REGÍSTRATE

Al conectarte podrás:

  • Difundir productos y servicios a nivel internacional
  • Enviar proyectos
  • Recibir el boletín de novedades editoriales
  • Gestionar tu perfil

 

¡Es fácil y gratis!

Te damos la bienvenida a la comunidad A+C siendo la guía perfecta para sobresalir en el mercado internacional sin fronteras y vital para el éxito de sus negocios. ¡Desde hoy estas un paso adelante!