Por: Carlos Muñoz | Director de Grupo4S.

 


Terminé hace unos días mi nuevo libro “El Futuro del Real Estate” el cual está disponible de manera electrónica y física desde agosto de 2016. En el proceso de investigación de ese libro, cuestionamos muchos de los ingredientes que conformarán el futuro de nuestra industria.

Una de las perspectivas con mayor claridad es el progresivo crecimiento de los usos mixtos en el contexto urbano. Los usos mixtos tienen sentido para el usuario porque aportan valor de diferentes contextos y ángulos en una sola ubicación; tienen el potencial de reducir los traslados en automóvil y generan comunidades más vibrantes y activas. Por parte del negocio, tienen la posibilidad de reducir riesgos de mercado además de aprovechar los beneficios financieros y fiscales que genera la integración. Es un win–win.

El párrafo anterior parece sumamente intuitivo. Sin embargo, el trabajo que estamos haciendo en proyectos mixtos está lejos de ser digno del futuro. Los proyectos del presente parecen más usos vecinos que realmente usos mixtos.

Platicando con un cliente, le explicaba esta idea con una analogía relativa a las bebidas alcohólicas. Estamos pensando en diseñar un proyecto mixto como un ron con Coca–Cola, y cuando nos va bien,  le ponemos agua mineral. Piensen en el clásico proyecto vivienda–comercio.

Lo que en realidad quiere el mercado es un Cosmopolitan. Una bebida con ingredientes más sofisticados y verdaderamente fundidos en una experiencia única.

Estamos trabajando en la creación de un proyecto inmobiliario que se convierta en un foro y espacio cultural protagónico para su zona y su ciudad. En ese proyecto, que está diseñado en un terreno pequeño, conviven vivienda con residencias artísticas; un área comercial anclada artificialmente en foros, galerías y espacios de arte urbano. Hay oficinas específicamente diseñadas para el trabajo creativo y espacios públicos que asemejan un museo al aire. Cada m2 tiene un propósito en la experiencia del lugar. Los usos no se ven como blanco y negro, todos participan en la fusión experiencial del lugar. Estos son los proyectos de usos ultra mixtos.

El verdadero valor urbano, de mercado y financiero está en la integración de cinco ingredientes:

  1. Usos tradicionales (soportados en mercado) que se apoyan en anclas artificiales subsidiadas por el proyecto y se complementan con productos innovadores que fortalezcan la inversión al sitio.
  2. Espacios comunes y públicos que se vuelvan lugares de entretenimiento y encuentro.
  3. Aprovechamiento de recursos de manera más eficiente a través de teorías como el sharing economy. Optimizar el estacionamiento, amenidades, etc.
  4. Detonar la posibilidad del co-working, co-living y co-producing. Con ello, se integran y relacionan las personas en los diferentes usos.
  5. Pensar en una experiencia holística basada en un concepto central más que en productos inmobiliarios ajenos e independientes.

No es que estos sean los ingredientes básicos de proyectos mixtos, sino que son los que hoy nos están faltando. En el futuro, los usos ultra mixtos crearán distritos vibrantes con propósito ¿Quién me invita a colaborar para crear lugares como estos?

Sobre el autor: Carlos Muñoz 4S es quizás el mejor mixólogo inmobiliario de Latinoamérica. Cuenta con más de 1.000 creaciones en todos los rincones del continente. Es además el director de Grupo4S, una empresa que asesora a inversionistas y desarrolladores para la creación de proyectos inmobiliarios exitosos.

Directory Wizard powered by www.polldirectory.net

REGÍSTRATE

Al conectarte podrás:

  • Difundir productos y servicios a nivel internacional
  • Enviar proyectos
  • Recibir el boletín de novedades editoriales
  • Gestionar tu perfil

 

¡Es fácil y gratis!

Te damos la bienvenida a la comunidad A+C siendo la guía perfecta para sobresalir en el mercado internacional sin fronteras y vital para el éxito de sus negocios. ¡Desde hoy estas un paso adelante!