El 90% de nuestro tiempo lo pasamos dentro de edificaciones. La baja calidad del aire al interior de los mismos, está teniendo un efecto negativo tanto en la salud como el bienestar y productividad de los empleados. El asma y las enfermedades respiratorias son cada vez más comunes debido a ésta baja calidad de aire, temperaturas extremas, exceso de humedad y ventilación insuficiente.

Hay un hecho que, si bien no se menciona frecuentemente, no puede ser negado: los edificios definen gran parte de nuestro desarrollo y bienestar como humanos, causando un impacto en nuestra salud, estilo de vida y el futuro de generaciones por venir. Así como el estilo, el propósito de la arquitectura y los edificios han ido evolucionando a lo largo de la historia: en sus inicios nos permitieron refugio del clima y animales, luego creamos espacios específicamente diseñados para las diversas actividades del hombre; después pasamos a mejorar el confort a través de la tecnología y con el tiempo fuimos demostrando, cada vez más, el dominio del hombre por encima de su entorno con edificios más altos e imponentes, valiéndonos de la alteración de nuestros espacios sin pensar en las consecuencias posteriores.

1-City-Confort_PrincipalHace poco más de 20 años, el movimiento de edificación sustentable inició con la misión de promover la sustentabilidad en la industria de la construcción, buscando mejorar la forma en la que se crean nuevos edificios y el impacto de estos con su medio ambiente. Con el tiempo, esto fue dando paso a una industria que ha ido generando inmuebles más eficientes en términos energéticos y no invasivos para el entorno, promoviendo un mercado de valor superior para la industria de la construcción, así como plusvalía para aquellas empresas que adoptan estas mejores prácticas.

Diferentes gobiernos, organizaciones y empresas privadas alrededor del mundo exigen cada vez más que los proyectos inmobiliarios cuenten con estándares de sustentabilidad y creen un compromiso que cumpla con el triple beneficio (personas, planeta y ganancia/provecho). A medida que esta demanda continúa creciendo alrededor del mundo, la tendencia por promover la salud humana y bienestar es otra necesidad que las edificaciones deben empezar a satisfacer. Pero ¿por qué y cómo promover esto?

El entorno construido ha tenido efectos profundos en la salud humana y el mundo que nos rodea, pues edificaciones y comunidades son fuertes promotores del bienestar, y también pueden llegar a ser grandes contribuyentes de algunos de los problemas de salud pública de mayor preocupación: enfermedades respiratorias, alergias, asma, cáncer, obesidad, sedentarismo, depresiones, entre otros.

La forma en la que los edificios  afectan a los humanos es tan relevante, que diversos estudios estiman que la contaminación del aire, derivada de las prácticas humanas, es responsable de más de dos millones de muertes alrededor del mundo cada año.  Y no es sólo nuestra salud física la que está en riesgo, sino además la emocional y social: nuestro estado de ánimo, ciclos de sueño e incluso la productividadpueden verse fuertemente influenciados por el entorno en el que nos encontramos. Las oficinas, por ejemplo, son uno de los espacios construidos con más influencia en la salud de las personas.2-©Gregg-Mastorakos

Cuando una edificación causa estos efectos negativos en sus usuarios, se le conoce como un Edificio Enfermo, o bien, que sufre del Síndrome del Edificio Enfermo (SBS por sus siglas en inglés), un conjunto de molestias y enfermedades que tienen su origen en la mala ventilación, poco control de temperaturas, gases y vapores en el ambiente así como materiales que puedan afectar la calidad del aire dentro de un espacio físico interior. Según un estudio de la Organización Mundial para la Salud en 1984, más del 30% de los edificios nuevos y remodelados a nivel mundial, podrían estar sufriendo de este síndrome sin saberlo, teniendo grandes impactos económicos negativos para las empresas. A pesar de ello, se siguen construyendo edificios con métodos y materiales que causan impactos negativos en la salud de los ocupantes.

Las grandes empresas y organismos gubernamentales del planeta, cada vez más, toman al bienestar como una prioridad dentro de sus organizaciones, desde el Instituto Americano de Arquitectos, hasta Google y corporativos multinacionales han asumido el reto de erradicar el SBS en sus espacios, buscando promover el bienestar de sus empleados a través de sus inmuebles.

Según la US National Library of Medicine, aquellos, empleados que laboran en Edificios Enfermos tienen mayores índices de ausentismo, pierden más horas de trabajo e incluso bajan sus índices de productividad; en comparación, aquellos empleados cuyos ambientes interiores están controlados y son superiores, demostraron un 11% de aumento en productividad, gracias a una ventilación correcta y hasta 23% más cuando la iluminación es superior al estándar.

Ya estando conscientes de esta situación ¿cómo podemos empezar a mejorar nuestros espacios?. Afortunadamente, no requiere de fuertes cambios en el entorno laboral y se puede desarrollar un plan de acción en etapas para resolver las problemáticas más relevantes:

  • Calidad del Aire: Para empezar a tener una calidad de aire óptima, se recomienda tener un buen acceso a ventilación natural, control sobre las áreas designadas para fumar, control de olores y humedad, uso de pinturas, acabados y demás materiales con baja emisión de compuestos orgánicos volátiles y altos estándares de limpieza y mantenimiento.
  • Iluminación: La luz es un factor clave para mantener los relojes internos de nuestros cuerpos sincronizados, además de proporcionarnos las condiciones idóneas para realizar nuestros trabajos más alerta, mejorar la experiencia de trabajo del día a día, e incluso promover horas de sueño más sanas.
  • Confort: Consiste en reducir las fuentes más comunes de molestias físicas e irritantes acústicos, ergonómicos y térmicos para los usuarios. Las estaciones de trabajo que promuevan la movilidad de los empleados o escritorios para usarse de pie son buenas medidas para emplearse en oficinas y alentar a las personas a variar las posiciones sedentarias.

¿Qué impacto tiene invertir en la infraestructura de un edificio para generar bienestar en sus habitantes? 

En diversos estudios se han identificado ahorros del 1% al 5% en costos de salud para sus empleados, además de incrementar la satisfacción y compromiso de sus empleados en un 30% y reducir en considerables cifras las pérdidas y costos debido al ausentismo laboral, por enfermedad de sus empleados.

Cada edificio sustentable y preocupado por el bienestar de sus ocupantes cuenta una historia memorable, una estructura que perdura en el tiempo, que integra el cuidado al medio ambiente y de las personas, impactando positivamente nuestras vidas y la de generaciones por venir. Invertir en el bienestar de los empleados va más allá de proveer mejores condiciones de trabajo, sino abogar por un entorno construido más sano que promueva un espacio superior donde desempeñar y realizar nuestras actividades, y donde todos los involucrados obtengan grandes beneficios y ganancias.


Sobre los autores:

Angelina Pifano y César Ulises Treviño, MSc LEED Fellow & CEO Bioconstrucción & Energía Alternativa, SA de CV

info@bioconstruccion.com.mx

Tel. 01(800) BEA LEED

 

Directory Wizard powered by www.polldirectory.net

REGÍSTRATE

Al conectarte podrás:

  • Difundir productos y servicios a nivel internacional
  • Enviar proyectos
  • Recibir el boletín de novedades editoriales
  • Gestionar tu perfil

 

¡Es fácil y gratis!

Te damos la bienvenida a la comunidad A+C siendo la guía perfecta para sobresalir en el mercado internacional sin fronteras y vital para el éxito de sus negocios. ¡Desde hoy estas un paso adelante!