Cómo se han proyectado, construido e imaginado los espacios para el sexo en la sociedad occidental, desde el SXVIII hasta nuestros días.


A través de unas 250 piezas, entre dibujos y maquetas de arquitectura, instalaciones artísticas, audiovisuales, libros y otros materiales, la exposición explora el poder que ejercen los espacios como motor del deseo y muestra cómo la arquitectura ha contribuido al control de los comportamientos y a la creación de los estereotipos de género en nuestra sociedad patriarcal.

La muestra presenta, en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona, algunos de los proyectos que se han subvertido los modelos tradicionales y postulado utopías de convivencia sexual o espacios privados concebidos exclusivamente para el placer. Revisa las propuestas de Claude-Nicolas Ledoux, Charles Fourier, Sade, Guy Debord, la arquitectura radical de los años sesenta y setenta, Carlo Mollino, Adolf Loos, Nicolas Schöffer, Wilhelm Reich, la arquitectura de Playboy y la obra de arquitectos y artistas contemporáneos.

1.000 m2 de deseo, nombre de la exposición comisariada por Adélaïde de Caters y Rosa Ferré, sostiene la necesidad de revisar la vigencia e interés de algunos proyectos especulativos radicales que parecen hablarnos directamente desde una distancia, en algunos casos, de más de dos siglos. Invita a considerar cómo se construyen las sexualidades de acuerdo a determinados códigos culturales sujetos a normas corporales y discursivas, y cuál es el espacio del deseo y el placer en nuestra sociedad.

La arquitectura, como diseño físico del espacio y como atmósfera, forma parte sustancial de nuestras fantasías.

La exposición  manifiesta cómo la creación de ciertos paréntesis de resistencia a lo normativo nacen sobre todo de la arquitectura informal y de la apropiación de lugares. Evidencia cómo la práctica de la arquitectura ha estado dominada hasta muy recientemente por hombres y que, en consecuencia, los espacios propuestos para el placer se imaginan desde un deseo y una fantasía masculinos.

La arquitectura, como diseño físico del espacio y como atmósfera, forma parte sustancial de nuestras fantasías. Muchos de los espacios expuestos no se han realizado nunca, sólo han sido imaginados y se han construido a través del lenguaje o la imagen proyectada.

The Valley

Extracto de la serie The Valley de Larry Sultan, cuyas fotografías originales serán expuestas junto a la serie de polaroids de Carlo Mollino y al la serie The Park de Kohei Yoshiyuki.

1.000 m2 de deseo se desarrolla en tres capítulos temáticos: Utopías sexuales, Refugios libertinos y Sexografías, e incluye varios espacios autónomos que funcionan como miniexposiciones comisariadas por diferentes especialistas: una reproducción del Centro de Entretenimientos Sexuales de Nicolas Schöffer, un gabinete de lectura de ficción libertina, una instalación dedicada a la arquitectura y a la revista Playboy; y una sala de cine porno a la manera de las de los años setenta.

Esta exposición también presenta la instalación Right Into Her Arms, de William Kentridge, que el artista sudafricano creó en el marco de su puesta en escena para la ópera Lulú, de Alban Berg.

Para mayor información sobre los tres capítulos temáticos, las obras destacadas y las actividades llevadas a cabo entre octubre 25 de 2016 y marzo 19 de 2017, no se pierdan el sitio web del Centro de Cultura Contemporáneo de Barcelona y sus publicaciones sobre 1.000 m2 de deseo.

Directory Wizard powered by www.polldirectory.net

REGÍSTRATE

Al conectarte podrás:

  • Difundir productos y servicios a nivel internacional
  • Enviar proyectos
  • Recibir el boletín de novedades editoriales
  • Gestionar tu perfil

 

¡Es fácil y gratis!

Te damos la bienvenida a la comunidad A+C siendo la guía perfecta para sobresalir en el mercado internacional sin fronteras y vital para el éxito de sus negocios. ¡Desde hoy estas un paso adelante!